¿Sabes cuándo caduca tu derecho a vacaciones?

Llega el verano, el calor, ¡olemos a Playa!, y como todos los años nos surgen muchas dudas respecto a las vacaciones en nuestra empresa como cuando tienes derecho a vacaciones y cuándo caducan estas.

Como todos los veranos, realizamos un somero repaso por los aspectos más importantes, pero incidiremos en un caso concreto resuelto por nuestra jurisprudencia.

En primer lugar, señalamos la regulación que sobre las vacaciones realiza nuestra normativa básica, como es el Estatuto de los Trabajadores. En su art. 38 ET nos identifica algunos elementos fundamentales que pasamos a repasar”. El periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales”.

Hacemos las siguientes precisiones:

1/ Las vacaciones son retribuidas, y además su cuantía debe coincidir con el salario habitual del trabajador, salvo excepción, o determinación por contrato o convenio colectivo.

2/ No se pueden compensar por dinero. Aunque se pacte así entre empresa y trabajador/a, este acuerdo sería NULO. Las vacaciones son INDISPONIBLES.

3/ Como mínimo corresponden a 30 días naturales por año completo, proporcionable por periodos inferiores al año. Es verdad, que por acuerdo o por convenio colectivo, se puede determinar periodos superiores a 30 días o convertir los días en laborables. Pero como norma básica, nunca se pueden fijar vacaciones inferiores a 30 días naturales.

4/ Se establece que las vacaciones deben fijarse con 2 meses de antelación al periodo de disfrute. Básicamente para que exista una certidumbre para empresa y trabajadores y se puede organizar adecuadamente la prestación de los servicios en la empresa.

5/ Las vacaciones se deben disfrutar en el año natural. Todas aquellas no disfrutadas en el año natural, en principio, se pierden.

INCISO. –Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sentencia de 22/09/2022 Asunto nº C-120/21), señala que se perderán  SIEMPRE Y CUANDO el trabajador/a haya tenido la POSIBILIDAD EFECTIVA de ejercitar dicho derecho, y no lo haya hecho. Por tanto, si la empresa no la ha posibilitado el disfrute, dichas vacaciones no se pierden. ¡OJO AL DATO!

6/ Si las vacaciones, coinciden con periodos de Bajas médicas, Maternidad, Paternidad, etc, dichas vacaciones se deberán disfrutar en otro periodo, NO SE PIERDEN.

7/ Nada impide que una persona de baja médica pueda irse de vacaciones, SIEMPRE Y CUANDO, no dificulten, contravenga o dilaten el proceso de recuperación. Eso sí, si la mutua o el Servicio de Salud, solicita un examen o reconocimiento médico, se deberá acudir, porque en caso contrario, se puede incurrir en infracción laboral.

Caso Especial Sentencia Tribunal Supremo 743/2022 de 15 de septiembre en Unificación Doctrina.

Caso debatido. Supuesto de persona que se encuentra de baja médica, y que recibe la aprobación de Una Incapacidad Permanente. La empresa cursa su baja en seguridad social, pero ¿Qué ocurre con las vacaciones? ¿pierde las vacaciones de los años pasados…….?

El art. 38.3 ET. “En el supuesto de que el periodo de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado.

La empresa interpretando el articulo 38.3, ET, paga únicamente las vacaciones correspondientes al año natural donde se produce la extinción, considerando que el resto está caducado porque han pasado + de 18 meses.

Nuestro Tribunal Supremo (TS) entiende que el plazo de 18 meses se refiere al DISFRUTE DE LAS VACACIONES, NO A LA COMPENSACIÓN ECONÓMICA QUE SE PRODUCE TRAS EL CESE.

El caso discutido en la sentencia, se refiere al “excepcional derecho a solicitar la compensación económica por las vacaciones que no se hubieran podido disfrutar por razón de la baja médica.

En definitiva. No se puede hacer una analogía para la caducidad de los 18 meses, entre la compensación económica por extinción del contrato y la posibilidad de disfrute de las vacaciones.

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *