Normalmente, cuando un empresario constituye una sociedad y previamente ha reservado el nombre de su empresa como denominación social, piensa que ese acto es universal, es decir, que el hecho de inscribir el nombre de su empresa en el Registro Mercantil le da protección y amparo para que nadie pueda utilizar ese mismo nombre. Sin

Leer la noticia