¿ME PUEDEN DESPEDIR SI MI RECONOCIMIENTO MEDICO DICE “NO APTO”?

Para poder responder a esta pregunta, debemos partir, en primer lugar, de la La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales (LPRL), norma básica y fundamental que desorrolla 4 disciplinas:

         -Seguridad en el trabajo.

         -Higiene Industrial.

         -Ergonomía y Psicosociología Aplicada.

         -Medicina del Trabajo.

Dentro de la última disciplina, se regula la “Vigilancia de la Salud”, que consiste en “la recogida de datos para su análisis, interpretación y utilización, en materia de salud de los trabajadores”.

La vigilancia de la salud, ayuda a las empresas a:

         a/ Identificar los problemas individuales y colectivos existentes.

         b/ Planificar la acción preventiva.

         c/ Evaluar las medidas preventivas.

A efectos prácticos, se traduce en la realización de Reconocimientos médicos periódicos para todos los trabajadores/as.

El art. 22 de la LPRL, establece la obligación del empresario de proporcionar a sus trabajadores la vigilancia de la salud(reconocimientos médicos) de manera periódica. Sus características principales son las siguientes:

         1/ El empresario debe garantizar la vigilancia de la salud.

2/ Esa vigilancia se realizará en función de los riesgos existentes en el puesto de trabajo y que afecten o puedan afectar al trabajador/a.

3/ Confidencialidad, protegido por la Ley de Protección de Datos.

4/ Voluntariedad. Esta vigilancia es un derecho del trabajador/a y por consiguiente una obligación del empresario/a. Se determina la VOLUNTARIEDAD de estas medidas SALVO, que se convierta en OBLIGATORIA, en los siguientes supuestos:

-Existencia de una disposición legal sobre protección de riesgos específicos y/o actividades de especial peligrosidad. Por ejemplo, la Ley General de la Seguridad Social, establece la obligatoriedad para los casos donde exista un riesgo de enfermedad profesional.

– Que los reconocimientos médicos sean indispensables para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores/as.

-Sea necesario para evitar un peligro sobre la salud del trabajador/a mismo o de terceros.

¿Puede negarse el trabajador/a a la realización de los reconocimientos médicos?

El empresario tiene la Obligación de proponer a los trabajadores la realización de los reconocimientos médicos, pero como inicialmente son Voluntarios, los trabajadores pueden negarse a la realización de dichos reconocimientos. Otra cosa son los obligatorios (en los casos descritos anteriormente). La negativa por el trabajador/a a la realización de dichos reconocimientos obligatorios, podría suponer la comisión de una infracción laboral, que conllevaría la correspondiente sanción.

¿Cuál es el resultado de un Reconocimiento Médico?

Los Servicios de Prevención encargados de los reconocimientos médicos, una vez realizados, UNICAMENTE, deben informar a la empresa de APTO/NO APTO. Cualquier otra información médica podría suponer una infracción de derechos fundamentales a la intimidad de los trabajadores/as.

¿Qué ocurre si un trabajador/a recibe un NO APTO? ¿Se le puede Despedir?

El Estatuto de los Trabajadores dice en su Artículo 52. Extinción del contrato por causas objetivas.

El contrato podrá extinguirse:

  1. Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. La ineptitud existente con anterioridad al cumplimiento de un periodo de prueba no podrá alegarse con posterioridad a dicho cumplimiento.

Según numerosas Sentencias Judiciales, la “Ineptitud Sobrevenida” NO OPERA DE FORMA AUTOMÁTICA para la extinción del contrato por esta causa. Los informes de los Servicios de Prevención, pueden considerarse como un “mero indicio”, pero debe acreditarse que el trabajador/a se encuentra incapacitado/a para su profesión habitual. Por tanto, la empresa deberá acreditar la Incapacidad grave y permanente del trabajador/a.

En definitiva, debemos concluir, que el NO APTO del reconocimiento no supone “por sí” una extinción del contrato, sino que es necesario acreditar numerosos elementos de prueba. Por tanto, nos encontramos en una situación donde posiblemente sea el juzgador quien al final determine la suficiencia de la prueba para declarar la extinción del contrato.

Cualquier duda escríbenos en hola@gie.es o contáctanos al 913 17 31 48 o en el WhatsApp 615 406 504 ww.gie.es #Estamoscontigo

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *