Hoy en día las empresas tienen una alta dependencia de la tecnología para realizar la mayoría de sus procesos de negocio. Cualquier problema que impida el acceso a los datos, sistemas o aplicaciones harán que la empresa no pueda realizar sus tareas cotidianas y, por lo tanto, sufrirá consecuencias negativas como pérdida de clientes, disminución

Leer la noticia