Las deudas tributarias nacen en el momento de una liquidación practicada por Hacienda o, más frecuentemente, con ocasión de una autoliquidación presentada por el contribuyente, como ocurre en los casos de la declaración de la Renta, IVA, Sociedades, retenciones, etc.

Leer la noticia