TARJETA DE DISCAPACIDAD EUROPEA. ¿PRESENTE O FUTURO?

Existe la paradoja, de que en la Unión Europea se está empezando a poner en marcha un sistema de reconocimiento de la discapacidad a nivel europeo, mientras en España, no existe una unificación ni en la concesión ni en los requisitos de obtención de dicha tarjeta de discapacidad.

 

Son las Comunidades Autónomos, quienes regulan la obtención de dicha tarjeta, que fundamentalmente responde a una lucha contra la discriminación, y la imposibilidad de muchas personas con discapacidad física, psíquica, sensorial, intelectual y orgánica  de acceder en las mismas condiciones a: trabajo, transporte, vivienda, etc. Por ello se regulan beneficios y ventajas con el objetivo de facilitar la incorporación de personas con discapacidad al mundo real.

¿A quién va dirigida la tarjeta de discapacidad?

Fundamentalmente se dirigen a personas que poseen un grado de discapacidad igual o mayor del 33%, y que residen en una determinada Comunidad Autónoma.

En el año 2016 se puso en marcha una “versión piloto” a nivel Europeo de una Tarjeta de discapacidad para homogeneizar los beneficios y requisitos existentes en cada uno de los distintos países.

Los ocho países participantes en dicho programa piloto fueron: Bélgica, Chipre, Estonia, Finlandia, Italia, Malta, Rumania y Eslovenia.  El objetivo es claro, garantizar la igualdad en el acceso a las prestaciones fuera del propio país, dentro de determinados ámbitos como pueden ser: la cultura, ocio, transporte, deporte, etc.

Desde el año 2019, se está evaluando dicho “programa piloto”, con objeto de poderlo ampliar a más países. En el caso de España, resultará muy difícil la adhesión al sistema, porque tendríamos que previamente unificar nuestro propio sistema.

Comparte en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 4 = cinco