¿Cómo puede ayudar la virtualización a las empresas?

Aunque para muchos sea un desconocido, el concepto de virtualización se ha convertido en una pieza clave para el desarrollo empresarial. Si aún no has oído hablar de ello, en este post te explicamos las claves de esta tendencia que ha llegado para quedarse y que te permitirá ahorrar recursos y evitar problemas en el día a día de tu negocio, como las ‘caídas’ de sistema o los parones de tus trabajadores ante fallos en sus terminales de trabajo.

Qué es la virtualización

La virtualización es una tecnología que permite crear un entorno informático simulado, o virtual, en lugar de un entorno físico. Puede incluir versiones de hardware, sistemas operativos, dispositivos de almacenamiento, equipos. Además podemos implementar estas soluciones en sistemas en Alta Disponibilidad mejorando la fiabilidad de las instalaciones.

Motivos para la virtualización a las empresas.

Virtualizar sistemas puede ser beneficioso para la empresa, algunos de los motivos son:

  • Reducción de costes y eficiencia. Una de las principales ventajas de la virtualización es la reducción de costes, tanto energéticamente en el hardware utilizado como en el desembolso de equipos. Gracias a la virtualización se puede pasar de utilizar varios servidores a solamente uno. Virtualizar entornos también mejora la eficiencia del personal dedicado a su administración, de manera que todos los recursos podrán ser gestionados desde una plataforma central simplificando así cualquier labor de mantenimiento y gestión.
  • Escalabilidad. Gracias al software de virtualización se pueden crear o eliminar máquinas virtuales según las necesidades de la organización. Además, se podrán establecer los recursos necesarios en función de la demanda existente.
  • Compatibilidad. Determinadas aplicaciones requieren para su uso un determinado software o sistema operativo, gracias a la virtualización es posible ejecutar aplicaciones que requieren software específico en un entorno controlado.
  • Aislamiento y seguridad. Las máquinas virtuales se ejecutan en un entorno aislado respecto a las otras máquinas y al host. Un fallo en una de las máquinas virtuales solamente afectaría a la máquina en cuestión, el resto seguirán funcionando con normalidad. Los entornos virtualizados también ofrecen protección contra el malware, puesto que estas no podrán infectar al resto de VM o al propio host si la configuración es correcta. Asimismo, muchos malware al detectar que son ejecutados en una máquina virtual cambian su comportamiento, volviéndose inocuos en algunos casos.

Pese a las múltiples ventajas que conlleva la virtualización también hay que tener presente inconvenientes como:

  • Limitaciones de hardware. No se puede utilizar hardware que no sea compatible con el software de virtualización.
  • Centralización. Ubicar todas las VMs en un mismo dispositivo puede poner en riesgo la continuidad de los servicios si el host tiene algún problema. Por ello, habrá que recurrir a soluciones de alta disponibilidad con el aumento de costes que ello conlleva.
  • Inversión económica. Las empresas que decidan invertir en virtualización y no cuenten con los recursos hardware necesarios deberán realizar una inversión económica. Además, se recomienda contar con personal especializado, bien sea propio o contratado como servicio.

Antes de implantar cualquier solución de virtualización en la empresa es recomendable realizar un estudio previo de viabilidad considerando las cuestiones particulares de cada empresa.

Tipos de virtualización

La virtualización permite implementar en la organización diferentes variantes. A continuación, te contamos los principales métodos de virtualización:

  • Virtualización de servidores. De utilizar varios servidores con el consiguiente gasto en hardware, electricidad y recursos humanos a usar un único dispositivo donde están virtualizados todos los servidores que la empresa necesita. La virtualización de servidores ha permitido reducir costes y es una de las piedras angulares del cloud computing.
  • Virtualización de almacenamiento. También conocido como almacenamiento definido por software o SDS, por sus siglas en inglés «Software Defined Storage». Este tipo de virtualización mejora el rendimiento y eficiencia, permitiendo centralizar todo el almacenamiento de la organización, incluido el almacenamiento cloud.
  • Virtualización de escritorio. Este tipo de virtualización permite almacenar en un servidor de la empresa el espacio de trabajo de cada usuario en lugar de hacerlo en cada dispositivo de manera local. La virtualización de escritorios reduce los costes y hace que los usuarios puedan trabajar desde cualquier lugar y dispositivo.
  • Virtualización de redes. Consiste en utilizar software para llevar a cabo las tareas que habitualmente realizan dispositivos hardware. La virtualización de redes permite desplegar los diferentes elementos de forma ágil cuando las necesidades de la empresa así lo requieran sin necesidad de depender de implementaciones de hardware.
  • Virtualización de aplicaciones. El objetivo es conseguir que las aplicaciones puedan ser ejecutadas con independencia del entorno en que son necesarias. Gracias a este tipo de virtualización es posible eliminar cualquier problema causado por incompatibilidades pudiendo ejecutar aplicaciones de escritorio en un smartphone.

La virtualización en cualquiera de sus variantes puede ser una herramienta de gran potencia para muchas empresas al reducir costes y aumentar la eficiencia de los empleados. Si tienes dudas o quieres ampliar información, contáctanos y te asesoraremos.

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *