Cuando un contribuyente percibe unos pagos del FOGASA debe incluirlos en su declaración de la renta como cualquier otra percepción de rendimientos del trabajo. Pero es frecuente que la liquidación del FOGASA sufra un cierto retraso y se perciba en un ejercicio posterior a aquel en que fue devengada. Como consecuencia, el trabajador puede recibir unos datos fiscales facilitados por Hacienda en el que se incluyan unos pagos del FOGASA que deberían haberse percibido en un ejercicio anterior.

En estos casos,  hay que saber que estas percepciones tienen un tratamiento específico en la declaración de la renta del que muchos no se encuentran debidamente informados. El borrador que facilita Hacienda tampoco contribuye a clarificar esta cuestión porque, con frecuencia, no lo trata correctamente. Hay que advertir que el citado borrador es algo que hay que revisar minuciosamente porque suele contener errores, no siempre imputables a la Administración pues a veces no recibe la información precisa de los comunicantes. Sin embargo, si el contribuyente valida el borrador, se está responsabilizando de cualquier error que pueda contener.

En cuanto a los salarios comprendidos en el informe del FOGASA hay que distinguir el año en el que fueron exigibles, independientemente del año en el que se han cobrado. Una vez conocido el año en que las retribuciones fueron exigibles, lo que procede es presentar una declaración complementaria del mismo en la que se incluirán las citadas percepciones.

En cuanto  al plazo para presentar la declaración complementaria, hay que saber que si los datos nos llegan en la información fiscal que nos envía Hacienda para el ejercicio  2013, dicho plazo es el mismo que el de la declaración correspondiente al citado ejercicio, sin que puedan exigirse intereses ni recargos.

Hay ocasiones en que el asunto se complica. Ocurre a veces que una empresa que no puede pagar a sus trabajadores ingresa las retenciones correspondientes como si los hubiera pagado, incluyendo la citada información en el Modelo 190. Esta es una práctica incorrecta, puesto que los salarios hay que declararlos cuando se paguen y las retenciones deben practicarse en ese momento y no antes. Pero como Hacienda ha recibido una información errónea, puede reclamar al contribuyente la inclusión de las citadas rentas en su declaración. En este caso, el trabajador debe defenderse alegando no haber percibido dichos salarios y denunciar como falsa la información dada por la empresa a Hacienda.

 

Posted in: PREGUNTAS FISCALES