La contratación de trabajadores discapacitados (aquellos que tengan una minusvalía física o psíquica del 33% y figuren inscritos en el INEM como trabajadores discapacitados demandantes de empleo) permite aplicar en el Impuesto de Sociedades una deducción de 6.000 euros sobre la cuota a pagar.

Los requisitos son que la contratación sea indefinida y a jornada completa, y que exista aumento en el promedio de trabajadores discapacitados. Si la empresa no tiene trabajadores discapacitados contratados, y contrata uno, el promedio aumenta, y para beneficiarse de las ventajas fiscales solo tiene que al menos mantener dicho promedio. La deducción fiscal podrá aplicarse al año siguiente de la contratación, si ésta no se hace a inicio de año, aplicándose entonces para ese ejercicio la parte proporcional al tiempo que lleve contratado el trabajador minusválido y el resto, al año sucesivo siempre y cuando se mantenga ese promedio.

Posted in: PREGUNTAS LABORALES