Durante el ejercicio 2012, y de forma un tanto excepcional, puede aplicarse una deducción en la cuota del IRPF por los contribuyentes que realicen obras de mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente, la utilización de energías renovables, la seguridad y la estanqueidad de los edificios en cualquier vivienda de su propiedad, aunque no sea la de su residencia, excepto si la vivienda está afecta a una actividad económica.

Esta deducción se limita a contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 71.007,20 euros. Las obras deben haber sido realizadas entre 7 de mayo de 2011 y el 31 de diciembre de 2012.

Se exige que el pago de las obras haya sido realizado con tarjetas de crédito o débito, transferencia bancaria, cheques nominativos o ingreso en cuentas abiertas en entidades de crédito.

El porcentaje de deducción aplicable a estas obras es del 20 % sobre una base máxima que es de 6.750 euros para bases imponibles inferiores a 53.007,20 euros y va disminuyendo gradualmente hasta desaparecer cuando la base imponible del contribuyente alcance los 71.007,20 euros.

Las cantidades no deducidas en el ejercicio por superar la base máxima anual de deducción,   podrán deducirse, con el mismo límite, durante los cuatro ejercicios siguientes.

Además, existe una base máxima de 20.000 euros por vivienda. Las cantidades que excedan dicha base no podrán ser objeto de deducción.

 

Posted in: PREGUNTAS FISCALES