Desde el mes de septiembre de 2012 el artículo 91 de la Ley de IVA dice lo siguiente:

“Uno. Se aplicará el tipo del 10 por ciento a las operaciones siguientes:

  • 2. Las prestaciones de servicios siguientes:
    • 2.º Los servicios de hostelería, acampamento y balneario, los de restaurantes y, en general, el suministro de comidas y bebidas para consumir en el acto, incluso si se confeccionan previo encargo del destinatario.

Se exceptúan de lo dispuesto en el párrafo anterior, los servicios mixtos de hostelería, espectáculos, discotecas, salas de fiesta, barbacoas u otros análogos.”

La excepción del párrafo en negrita hace que los servicios mixtos de hostelería, espectáculos, discotecas, salas de fiesta, barbacoas y otros análogos hayan pasado de tributar del 8 % a hacerlo al 21 %. En caso de no haberse introducido la excepción, hoy estarían tributando al 10 % como consecuencia de la elevación de los tipos establecida en el mismo cambio normativo.

Esta nueva disposición ha planteado dudas interpretativas que Hacienda ha ido clarificando en las contestaciones a las consultas que se le han formulado.

Así, en el caso de una sala de fiestas o discoteca, cuyos servicios están gravados con el 21 % de IVA, también tendrá que aplicar el mismo tipo en el caso de que suministre comidas y bebidas a los asistentes, a pesar de que estos servicios estarían gravados al 10 % en un establecimiento normal de hostelería.

Quizá llame un poco la atención el hecho de que en un bar o cafetería que tenga instaladas máquinas recreativas, futbolines, billares, dardos, etc. (con lo cual podríamos calificar dichos servicios como mixtos) el tipo que se aplica al conjunto de los servicios sea el reducido del 10 %. Y lo mismo ocurre en el caso de salones que organizan celebraciones como bodas o comuniones, incluso en el caso de que se contrate un baile o una actuación musical. La interpretación de Hacienda es que en estos casos no se está prestando servicios mixtos, sino que los servicios recreativos que se prestan son simplemente accesorios al de restauración, que es el principal, y contribuyen a mejorarlo.

Pero cuidado con los bares y cafeterías que contratan ocasionalmente actuaciones musicales, teatrales o similares, porque en estos casos Hacienda entiende que el tipo del 10 % debe aplicarse a sus servicios habituales sólo cuando no haya espectáculos, pero en el momento en que éstos se producen, el IVA aplicable es del 21 %. ¿qué tipo de  IVA se aplicaría a unas consumiciones encargadas antes del inicio de espectáculo, pero que se pagan después de dicho inicio?

Esta postura presenta aparentemente ciertas contradicciones y puede resultar discutible. En el caso de un bar que cobra el mismo precio por las comidas y bebidas haya o no espectáculo, el cliente no percibe este último como algo diferenciado del servicio puramente hostelero, lo que parece necesario para aplicar a ambos el tipo ordinario. Además, si se permite que en una boda, en la que se sirven comidas y bebidas, y se ofrece un espectáculo se aplique el tipo del 10 %, no se entiende muy bien que el tipo aplicable a los mismos servicios sea del 21 % cuando no se presten en el marco de una celebración.

 

 

 

 

Posted in: PREGUNTAS FISCALES