Por regla general, se puede solicitar el aplazamiento de las deudas con la Seguridad Social hasta una cantidad inferior a 30.000 euros, SIN NECESIDAD DE GARANTÍAS O AVAL, o bien si la cantidad no supera los 90.000 euros pero al menos paga de manera inmediata el 30% y el resto lo aplaza en un tiempo inferior a 2 años, también sin necesidad de garantías o aval.

En todo caso, concedido el aplazamiento, el empresario deberá mantener al día sus pagos con la Seguridad Social durante el tiempo del aplazamiento que, en ningún caso, podrá exceder de 5 años.

Sin embargo, no todas las deudas, cualquiera que sea su cuantía, son aplazables. Los pagos relativos a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, así como la cuota obrera no son susceptibles de aplazamiento. El resto, sí; y en caso de que tenga deudas aplazables y no aplazables, la Seguridad Social le puede conceder el aplazamiento de las primeras siempre y cuando pague las deudas no aplazables en el término de 1 mes.

Sepa Vd, además, que el pago fuera de plazo implica un recargo del 3%, del 5%, del 10% y del 20%, si se pagan dentro del primero, segundo, tercero y sucesivos meses siguientes al día del vencimiento.

Como novedad, la Resolución de 12 de enero de 2011 de la Seguridad Social, establece como obligatorio que los pagos de los vencimientos de aplazamientos de deudas con la Seguridad Social se harán a partir de 1 de febrero de 2011, exclusivamente por domiciliación bancaria (nos referimos a los aplazamientos concedidos a partir de dicha fecha). Y, además, la Resolución de 4 de marzo de 2011, de la Tesorería General de la Seguridad Social, autoriza la utilización tanto de tarjetas de débito como de crédito para el pago de deudas con la Seguridad Social que estén en vía ejecutiva.

Posted in: PREGUNTAS LABORALES