Muchas empresas abonan a sus empleados una paga por beneficios que, en ocasiones, no viene regulada en el Convenio colectivo del sector en cuestión; por lo que el empresario se encuentra ante el dilema de cómo cotizar por ello, teniendo en cuenta que sólo puede conocer el importe exacto de dicha paga cuando ha cerrado el ejercicio y, más aún, la contabilidad a 31 de marzo del año siguiente.

Estos pagos se consideran como salarios retroactivos; lo que significa que en el mes en que se vaya a cotizar por ello, deberá realizarse una liquidación complementaria (TC Complementario con código L03), cotizando de manera prorrateada a cada mes del año anterior.

Es decir, que si una paga por beneficios se abona en abril de 1.000 euros, habrá que cotizar 83,33 euros (1.000/12) en cada uno de los 12 meses del ejercicio anterior. Es muy importante consignar en el TC complementario la fecha en que se satisface la paga para evitar que la Seguridad Social nos sancione por ingreso extemporáneo.

En cuanto al IRPF a aplicar en dicho pago, nada tiene que ver el IRPF del año anterior, sino que es de aplicación el tipo de IRPF que se aplique a la nómina en la que se pague el bonus por beneficio.

Posted in: PREGUNTAS LABORALES