SE PUEDEN DESCONTAR LAS MULTAS DE TRÁFICO A UN TRABAJADOR?

Para estudiar este tema, debemos partir del “Poder Disciplinario del Empresario” que es consecuencia del poder de dirección que los siguientes artículos del Estatuto de los Trabajadores, confieren a los empresarios ( ap. 1 art. 1, el ap. C art. 5 y el ap. 1 art. 20).

En estos artículos, se recuerda que:

-“los servicios del trabajador están dentro del ámbito de organización y dirección de un empresario”.

-“cumplimiento de las órdenes del empresario”.

-“la dirección del trabajo la realiza el empresario”.

El poder de dirección conlleva no solo facultades de organización y gestión del negocio y todo lo que engloba, como la gestión de los recursos humanos, sino que también le faculta para tomar medidas disciplinarias sobre aquellos trabajadores que incumplen con sus obligaciones laborales.

Según el art. 58 del Estatuto de los trabajadores, los incumplimientos laborales, se graduarán conforme a lo establecido en la normativa laboral y en los convenios colectivos aplicables al sector. En su apartado 3, se señala “No se podrán imponer sanciones que consistan en la reducción de la duración de las vacaciones u otra minoración de los derechos al descanso del trabajador o multa de haber.

Existen diferentes opiniones judiciales sobre la responsabilidad de los trabajadores por los daños causados en su actividad laboral. Desde tesis que argumentan un NO ROTUNDO a la indemnización por daños y perjuicios del trabajador, pasando por el extremo opuesto, que indica que SI es posible solicitar la indemnización por daños y perjuicios, hasta una intermedia y más consolidada en nuestros tribunales , que posibilita la solicitud de indemnización de daños y perjuicios pero siempre que “ el incumplimiento sea doloso o que la culpa sea grave, cualificada o de entidad suficiente”.

 En todo caso ¿Puede el empresario reducir el salario como compensación a un daño producido por el trabajador?.

En nuestro derecho laboral, y refiriéndonos a lo indicado en el art.58.3, no cabe “multas de haber” , es decir la sanción más grave que se puede imponer a un trabajador es el Despido disciplinario, y dependiendo de la gravedad de los hechos y su graduación las penas pueden ir desde la amonestación hasta suspensión de empleo y sueldo, siempre bajo tutela judicial si el trabajador reclama. Solo en la relación laboral de deportistas y en su normas de desarrollo sí que lo recogen.

Si pese a las advertencias, el empresario reduce el salario del trabajador ¿Qué ocurre?

Si el trabajador recurre la medida, el art. 115 de la ley de la jurisdicción social, nos da la solución, que no es otra que la NULIDAD DE LA SANCIÓN.

Entonces. ¿No se puede pedir una indemnización por daños y perjuicios a un trabajador?

Atendiendo a la doctrina y jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, sí que se puede solicitar por vía penal o civil dicha indemnización, pero para justificar dicha solicitud, el daño sufrido por la empresa debe ser más grave y culpable que el exigido para el despido, que como hemos indicado es la medida laboral más fuerte que un empresario puede tomar sobre un trabajador.