¿QUE ES UN ESTABLECIMIENTO PERMANENTE?

Todos hemos oído hablar últimamente del ESTABLECIMIENTO PERMANENTE, pero  ¿sabemos exactamente lo que es?

El paso del tiempo ha dado lugar a un incremento del grado de globalización de las economías, esto significa que cada vez es mayor el número de personas físicas o jurídicas que se plantean expandir sus actividades a otros Estados distintos al de su residencia.

De forma resumida, vamos a analizar la figura del Establecimiento Permanente, tanto a efectos de la Imposición directa como a efectos de IVA.

El establecimiento permanente a efectos de la Imposición directa

 En el ámbito de la Imposición directa,  para determinar el reparto de la potestad tributaria sobre las rentas obtenidas entre dos Estados, están los Convenios para Evitar la Doble Imposición (en lo sucesivo CDI), por lo que es normal que su regulación esté incluida dentro de estos Convenios.

Para determinar si un entidad está operando mediante ESTABLECIMIENTO PERMANENTE (en lo sucesivo EP), habría que ver primero si existe el CDI entre los dos Estados, ya que en caso que se dé esta circunstancia, primará la definición de EP que contenga dicha norma, ya que como sabemos existe una superioridad jerárquica del Tratado Internacional sobre cualquier norma interna con rango de Ley o inferior.

En la caso, de que no exista CDI, habría que remitirse a la delimitación del concepto de EP contenida en normativa interna española, es decir en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes y a la del Impuesto sobre Sociedades.

Establecimiento Permanente en los Convenios para evitar la Doble Imposición

Al existir un Modelo de Convenio de Doble Imposición sobre la Renta y Patrimonio de la OCDE, la mayoría de los CDI firmados entre España y terceros Países, siguen la línea de dicho Modelo.

Según este Modelo de  Convenio se entiende por EP aquel lugar fijo de negocios mediante el cual una entidad realiza toda o parte de su actividad.

A efectos de tributación, nos dice que los Beneficios de una entidad solo pueden someterse a imposición de su Estado de residencia. Si dicha entidad realiza parte de su actividad en otro Estado mediante un EP situado en él, lo beneficios imputables a dicho EP pueden someterse a imposición de ese otro Estado.

Es decir, si una entidad residente en otro Estado realiza algún tipo de actividad en España mediante EP, los beneficios obtenidos en ese EP, tributaran por una parte en España a través del Impuesto sobre la Renta de No Residente, y en su Estado de residencia por sus rentas mundiales, aplicando el mecanismo necesario para evitar la doble imposición.

Establecimiento Permanente incluida en la normativa interna  Española

Según la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), “Se entiende que una persona opera mediante establecimiento permanente en territorio español, cuando por cualquier título disponga en el mismo, de forma continuada o habitual, de instalaciones o lugares de trabajo de cualquier índole, en los que realice toda o parte de su actividad, o actúe en él por medio de un agente autorizado para contratar, en nombre y por cuenta del no residente, que ejerza con habitualidad dichos poderes.”

En particular, se entiende que constituyen establecimiento permanente: las sedes de dirección, las sucursales, las oficinas, las fábricas, los talleres, los almacenes, tiendas u otros establecimientos, las minas, los pozos de petróleo o de gas, las canteras, las explotaciones agrícolas, forestales o pecuarias o cualquier otro lugar de exploración o de extracción de recursos naturales, y las obras de construcción, instalación o montaje cuya duración exceda de 6 meses.

En España a la hora de llevar a cabo una actividad empresarial por parte de una sociedad extranjera, tiene básicamente 3 formas de hacerlo:

  • Establecimiento permanente.
  • Con una sucursal.
  • Con una filial.

Las diferencias entre ellas, no es en la forma de operar sino en su forma jurídica.

La sucursal no tiene forma jurídica autónoma a la entidad extranjera, pero si tiene que tener una regulación mercantil específica. Requiere de su constitución mediante escritura pública, inscripción registral y tiene que formular y depositar las cuentas en el Registro.

Además debe existir un órgano de administración propio que también debe estar inscrito en el Registro mercantil, a través de la figura del gerente.

La filial, si tiene personalidad jurídica propia e independiente en España a la sociedad extranjera, es decir la responsabilidad no depende de la sociedad extranjera. Se constituye en España, y tiene que cumplir con todas las formalidades que se requieren a una sociedad Española.

El EP, no requiere la constitución de una sociedad nueva en España, ni tampoco tiene personalidad jurídica propia, y por tanto no tiene que presentar las cuentas anuales en el Registro. Al no tener obligación de tener un órgano de administración, para poder operar con la Administración debe tener un representante en España.

Las entidades no residentes en España, que dispongan de una EP en cualquiera de sus formas en España, deben de solicitar un NIF (persona jurídica) o NIE (persona física). Si una entidad tiene varios EP en nuestro país, deben de solicitar un NIF por cada uno. El modelo que hay que rellenar para solicitar el NIF es el modelo 036. Dicho modelo deberá ir firmado por la persona que vaya a representar a la entidad en España y también se tendrá que aportar una traducción jurada al castellano de las escrituras de constitución y con apostilla de la haya, cundo proceda.

 ¿Qué rentas se imputan los establecimientos permanentes?

Las rentas que debemos imputar al establecimiento permanente son los siguientes rendimientos:

  • Rendimientos de actividades económicas desarrolladas por el propio establecimiento.
  • Rendimientos derivados de elementos patrimoniales afectos al mismo. Hay que tener en cuenta, que el mero arrendamiento de bienes inmuebles, no significa que la sociedad sea considerada como que tiene un EP.

Se consideran elementos patrimoniales afectos al EP los vinculados al desarrollo de su actividad.

Los activos representativos de la participación en fondos propios de una entidad sólo se consideran elementos patrimoniales afectos al EP cuando éste sea una sucursal registrada en Registro mercantil y se cumplan los requisitos establecidos reglamentariamente.

Se consideran elementos patrimoniales afectos los trasmitidos dentro de los 3 periodos impositivos siguientes al de la desafectación.

  • Las ganancias o pérdidas patrimoniales derivadas de los elementos patrimoniales afectos al establecimiento permanente.

¿Cómo tributan los establecimientos permanentes?

La base Imponible del establecimiento permanente se determina de acuerdo a las disposiciones del régimen general del Impuesto sobre sociedades, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • No son deducibles, los pagos que el EP realice a la casa central en concepto de cánones, intereses, comisiones por la prestación de servicios de mantenimiento. Por el uso o cesión de bienes o derechos.
  • Son deducibles una parte de los gastos de dirección y generales de administración que correspondan al EP, condicionados el cumplimiento de determinados requisitos que establece la Ley. Se puede solicitar a la Administración que determine una valoración de dichos gastos que sean deducibles.
  • Se aplicarán las normas de las operaciones vinculadas establecidas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades a las operaciones que se realicen con la casa central, o con otro EP de la misma casa central o con otras personas o entidades vinculadas a la casa central o sus EP, ya estén situados en territorio español o en el extranjero.

Los EP están obligados a llevar contabilidad separada así como el cumplimiento de las demás obligaciones de naturaleza contable.

 ¿Qué tipo de gravamen se aplican al establecimiento permanente?

A la base Imponible se le aplicará el tipo de gravamen que corresponda dentro de lo previsto en la normativa del Impuesto de Sociedades, siendo el tipo general el 25%.

Adicionalmente, cuando las rentas obtenidas por EP de entidades no residentes se transfieran al extranjero, será exigible una imposición complementaria, al tipo de gravamen del 19%, sobre las cuantías transferidas con cargo a las rentas del EP, incluidos los pagos que el EP efectúe a la casa central o a alguno de sus EP en concepto de cánones, intereses, comisiones, abonados en contraprestación de servicios de asistencia o por el usos o la cesión de bienes o derechos, que no hayan sido gastos deducibles a efectos de fijación de la Base imponible del EP.

La Imposición complementaria no será aplicable cuando se trate de rentas obtenidas en territorio español a través de EP por entidades que tengan su residencia fiscal en otro Estado miembro de la Unión Europea, salvo que se trate de un país o territorio considerado como paraíso fiscal, o en un Estado que haya suscrito con España convenio para evitar la doble imposición, en el que no se establezca expresamente otra cosa, siempre que exista un tratamientos recíproco.

¿Se puede aplicar algún tipo de deducción las rentas obtenidas mediante EP?

 Podrán aplicarse en la cuota íntegra en las mismas condiciones que los sujetos pasivos del Impuesto de sociedades, el importe de las bonificaciones y deducciones que los que se refieren los artículos 30 a 44 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

  • El importe de las retenciones, de los ingresos a cuenta y de los pagos fraccionados.

¿Cuál es el Período Impositivo?

El periodo impositivo coincide con el ejercicio económico declarado por el EP, sin que pueda exceder de 12 meses. Cuando no se declare otro distinto, el periodo impositivo se entenderá el año natural. Y el Impuesto se devengará el último día del periodo impositivo.

La comunicación del periodo impositivo se hace en el momento en que se presenta la primera declaración por ese impuesto.

Se entiende que ha terminado el periodo impositivo anticipadamente cuando:

  • EP cese su actividad.
  • Cuando se produzca la desafectación de la inversión en su día efectuada respecto del EP.
  • En los supuestos en que se produzca la trasmisión del EP a otra persona física o entidad.
  • La casa central traslade su residencia
  • Cuando fallezca el titular.

¿Qué Impuestos presentan los establecimientos permanentes?

Los EP tienen que presentar declaración mediante el modelo 200. La declaración se presentará en el plazo de 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período Impositivo.

También están obligados a practicar retenciones e ingresos a cuenta, de la misma forma que las entidades residentes en territorio español.

El establecimiento permanente a efectos de IVA

Se entiende por EP, cualquier lugar fijo de negocios donde los empresarios o profesionales realicen actividades empresariales o profesionales. En particular tendrán esta consideración:

  • La sede de dirección, sucursales, oficinas, fábricas, talleres, instalaciones, tiendas y, en general, las agencias o representaciones autorizadas para contratar en nombre y por cuenta del sujeto pasivo.
  • Las minas, canteras o escoriales, pozos de petróleo o de gas u otros lugares de extracción de productos naturales.
  • Las obras de construcción, instalación o montaje cuya duración exceda de doce meses.
  • Las explotaciones agrarias, forestales o pecuarias.
  • Las instalaciones explotadas con carácter de permanencia por un empresario o profesional para el almacenamiento y posterior entrega de sus mercancías. En los supuestos en que se produzca la trasmisión del EP a otra persona física o entidad.
  • Los centros de compras de bienes o de adquisición de servicios.

Las condiciones que debe reunir el EP:

  • La presencia física en un Estado miembro concreto.
  • Conlleva la necesidad de que la organización de los medios para el desarrollo de las actividades en el ámbito espacial mencionado tenga carácter de permanencia.
  • Realización efectiva de una actividad económica por parte del EP, es decir que no sea la sede central quien realice el servicio.
  • Conjunto de medios humanos y técnicos suficientes para prestar los servicios de forma independiente y estable.

A efectos fiscales, el considerar que una entidad tiene EP y que opera como tal, significa que tiene que aplicar la regla general de repercusión del IVA por parte del expedidor de la factura. Cómo sabemos el modelo a presentar es el 303.

Puedes obtener más información sobre los Impuestos nombrados en nuestra página web GIE.ES