MODELO 720

Recordamos que desde 2012, a raíz de la aprobación de la Ley 7/2012 de 29 de octubre, todas las personas o entidades que tengan bienes o derechos situados en el extranjero superiores en su conjunto a 50.000,00€  deberán presentar el modelo informativo 720.  

Pues bien, este modelo es objeto de polémica desde entonces, aunque se trata de una declaración informativa se llevan imponiendo sanciones desproporcionadas a quienes lo han presentado con retraso o no lo han presentado, por este motivo, hasta la actualidad este modelo sigue generando todo tipo de casuística que provoca no solo a los Tribunales Nacionales Españoles, sino también a los de la Unión Europea que los  sujetos afectados estén recurriendo

En el mes de febrero de 2013 el despacho Mallorquín DMS Consulting denunció ante la Comisión Europea el modelo 720, ya que consideraba que la obligación  de declaración es muy amplia y que el régimen sancionador es tan excesivo que, además de incumplir el principio de proporcionalidad,  supone una restricción a la libre circulación de personas y capitales que regula el tratado de la Unión Europea.

El febrero de 2017 la CE envió a España un dictamen Motivado solicitando la modificación del modelo 720. Lo que hizo la Agencia Tributaria en respuesta es emitir una consulta vinculante a través de la DGT estableciendo que no se sancionase a las personas que realizasen la presentación fuera de plazo, no produciéndose ninguna modificación del modelo 720 sino más bien todo lo contrario, ya que introduce la obligación de declarar las criptomonedas.

A pesar de todo lo expuesto, la normativa sigue plenamente vigente, y aunque creemos que lo más probable es que la comisión Europea termine por declarar que España ha infringido el Derecho Comunitario  debiendo el Estado Español  modificar la normativa relativa al modelo 720, lo cierto es que  a fecha actual este modelo está 100% vigente y debemos presentar la polémica declaración informativa, a la que algunos han apodado como “arma de destrucción masiva”, si estás obligado a ello. Por tanto,  con todo esto en mente, vamos a ver qué hacer con el 720 en 2018, si hay que presentarlo o no y quienes deben hacerlo.

El plazo de presentación  abarca del 01 de enero al 01 de abril de 2019.

¿Qué debemos declarar en el 720?.

  • Información sobre cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Información sobre valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidos en el extranjero.
  • Información sobre Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

¿Cuándo debo declarar en el modelo 720?.

  • Cuando cualquiera de los bloques reseñados superen en su conjunto 50.000 €.

La ley establece que se debe de volver a presentar la declaración, respecto a una anterior en los siguientes casos:

  1. Cuando en un bloque o  apartado, que nunca fue declarado, supere los 50.000 €, en los saldos o  valores a 31/12 o saldos medios al cuarto trimestre o valores de adquisición de los diferentes tipos de bienes, teniendo en cuenta que no cumpla ninguna de las exenciones previstas en la Ley, para la no inclusión  en modelo.
  2. Cuando hubiese un  incremento en los bienes a declarar en 20.000 €, respecto a la última  declaración que determinó la presentación del bien, para cada uno y por  separado de los apartados anteriormente mencionados.
  3. En general, en los  casos de venta o pérdida de la titularidad o devaluación del bien (acciones, participaciones) declarados en ejercicios anteriores, para cada  uno y por separado de los bloques o apartados anteriores. En los casos que  fuese necesario se pueden informar saldos de cuentas con valores  negativos, afectando en estos casos al límite del importe a declarar.

¿Qué consecuencias tiene no presentar el modelo 720 si tuviéramos obligación?.

  • Multa de 5.000 € por cada dato conjunto de datos que hubiera debido incluirse en la declaración o hubieran sido aportados de forma incompleta, inexacta o falsa, con un mínimo de 10.000 €. Multa de 100 € por cada dato o conjunto de datos, con un mínimo de 1.500 €, cuando la declaración haya sido presentada fuera de plazo sin requerimiento previo.

La tenencia del bien o derecho en el extranjero no declarado, pasará a tener la consideración de ganancia de patrimonio no justificada y deberá integrarse en la renta del ejercicio más antiguo no prescrito. En este supuesto se establece una sanción específica del 150%, más el recargo del 20% sobre la cuota de IRPF de los bienes no declarados.

Os facilitamos  dos enlaces, el primero con un vídeo explicativo y el segundo con  preguntas frecuentes, ambos de  la AEAT.

Resumiendo, a la espera de que España adapte definitivamente su normativa a las exigencias europeas, hay que hacer frente a las obligaciones que impone el modelo 720. Si no lo haces te sancionan, aunque seguramente, después de molestarte en recurrir,  te den la razón, pero hoy en día es más “sencillo” cumplir y evitar requerimientos.

Como siempre desde GIE estaremos pendientes de cualquier resolución que se adopte al respecto y os mantendremos informados.